Violadas tras la guerra: historiadora reabre un gran trauma alemán

Libro_aliadosREPORTAJE

Por Pablo Sanguinetti (dpa)

Berlín, 14 mar (dpa) – Julio de 1945. El horror de la Segunda Guerra Mundial acaba de terminar. Un matrimonio duerme en el idílico pueblo bávaro de Lenggries, sur de Alemania, cuando llaman a la puerta. Un grupo de soldados estadounidenses entra en la casa, amenazan al hombre con un arma y violan a la mujer, embarazada de cuatro meses.

Es uno de los miles de casos de violaciones perpetradas por los soldados aliados que ocuparon la entonces odiada patria del nazismo tras la guerra. Un nuevo libro pone ahora cifras a uno de los traumas peor procesados por Alemania y cuestiona muchos de los tópicos que lo rodean.

«Mi objetivo es volver a arrojar luz sobre este difícil tema y liberarlo de la maleza de medias verdades y prejuicios», explica la historia y periodista Miriam Gebhardt en «Als die Soldaten kamen» (Cuando llegaron los soldados), un libro minuciosamente documentado que se presentará el 24 de marzo en Berlín.

La profesora de Historia de la Universidad de Constanza revisó actas de la policía, testimonios de víctimas y documentos de parroquias hasta calcular que unas 860.000 mujeres y niñas fueron violadas en Alemania entre 1944 y 1955 por soldados aliados. La víctima mayor de las recogidas en su libro tenía 69 años. La menor, apenas siete.

La obra es un compendio del horror: casos de ataques grupales seguidos de muerte, mujeres ultrajadas frente a sus maridos o hijos, padres que relatan que su hija pequeña fue violada varias veces en cuestión de semanas, todo ello en una dimensión que supera incluso lo ocurrido en Ruanda o en la guerra de Yugoslavia.

«Los conté: fueron ocho rusos. Sí, muy brutales. Pero tengo que decir que no grité. Gemí, sí. Porque entonces uno escuchaba que tras la violación venía el tiro en la nuca. Y tenía un miedo loco a eso», dice una víctima en uno de los testimonios recogidos.

Los ataques sexuales masivos tras la guerra son un tema bien conocido en Alemania. Entre las víctimas se encontraban mujeres luego famosas como la primera mujer de Helmut Kohl, Hannelore, violada por soldados soviéticos cuando tenía 12 años. Pero el verdadero aporte del libro es que cuestiona la imagen que se tenía hasta ahora de lo ocurrido.

Gebhardt critica que los pocos intentos de tratar el tema, como el diario autobiográfico «Anonyma, una mujer de Berlín» (filmado como película en 2008), se limitan a violaciones de soldados soviéticos en el Berlín caótico y reducido a escombros tras la caída de Hitler. Y presenta documentos para ampliar esa visión reducida.

Como muestra el caso del matrimonio en Baviera, la historiadora resalta que hubo violaciones en toda Alemania, hasta años después de la guerra y protagonizadas también por soldados franceses, británicos y sobre todo estadounidenses, a los que atribuye nada menos que 190.000 casos. Un complemento polémico a la imagen idílica del soldado estadounidense amigable, «cool» y liberador del horror nazi.

El libro indaga desde las «causas» del fenómeno, como el deseo de vengar las atrocidades de los nazis -que se comportaron del mismo modo en los países que ocuparon-, hasta las dolorosas consecuencias para las víctimas, muchas de las cuales se suicidaron, fueron culpabilizadas o sometidas a abortos forzosos y, sobre todo, condenadas al silencio.

«Los investigadores y la sociedad fracasaron en el tratamiento del tema», acusa la autora haciendo balance 70 años después del fin de la guerra. «Hasta hoy se callan estos crímenes. Las afectadas no son tomadas oficialmente como víctimas de la Segunda Guerra. No hay sitios de recuerdo, ni actos de homenaje ni reconocimiento oficial».

El libro promete reabrir la polémica. No sólo por lo delicado del tema, sino también por la dificultad de plasmarlo en cifras -otros estudios fluctúan entre 11.000 y 2,5 millones de violaciones- y sobre todo por la masiva implicación que Gebhardt atribuye a los soldados estadounidenses.

El influyente semanario «Der Spiegel» cuestionó ya sus cálculos, basados en los datos de niños extramatrimoniales combinados con otros estadísticos como las tasas de embarazos por violación, y consideró «poco posible» que los estadounidenses violaran a 190.000 mujeres.

«Si fuese así, debería haber más rastros. En actas de hospitales, relatos de testigos o declaraciones de víctimas», señaló la revista.

Otra estimación del criminólogo estadounidense Robert Lilly cifró en 11.000 las agresiones sexuales hasta noviembre de 1945. Un número que sigue siendo «lo suficientemente grave», concluyó «Der Spiegel», que consideró las violaciones «sin lugar a dudas un crimen en masa».

Comentarios

comentarios



Artículos de interés

Acerca de Redacción 21495 Artículos
El Mundo CR es un diario digital perteneciente a la Sociedad Periodística El Mundo S.R.L., con sede en San José, Costa Rica. Fundado en febrero de 2015.