Trump denuncia “cacería de brujas” tras nombrar fiscal especial

El Departamento de Justicia nombró el miércoles al exdirector del FBI, Robert Mueller como fiscal especial para supervisar la creciente investigación sobre la interferencia rusa

Washington, 18 may (VOA) – El presidente Donald Trump recurrió nuevamente a su cuenta de Twitter para quejarse de que el nombramiento de un fiscal especial para investigar la interferencia rusa en las elecciones es “la mayor cacería de brujas de un político en la historia estadounidense!”.

“Con todos los actos ilegales que tuvieron lugar en la campaña de Clinton y el gobierno de Obama, nunca hubo un fiscal especial designado”, dijo en otro tuit.

El Departamento de Justicia nombró el miércoles al exdirector del FBI, Robert Mueller como fiscal especial para supervisar la creciente investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016 y los posibles vínculos con la campaña de Donald Trump.

Como fiscal especial, Mueller está autorizado para procesar delitos federales que surjan de la investigación de “esos asuntos” dice la orden del Departamento de Justicia, firmada por el vicefiscal Rob Rosenstein.

El presidente Donald Trump, ya había respondido al nombramiento de Mueller, indicando en un comunicado que “tiene confianza en que la investigación no encontrará delito”.

“Como he afirmado muchas veces, una investigación profunda confirmará lo que ya sabemos, que no hubo confabulación entre mi campaña y ninguna entidad extranjera”, dice el mensaje presidencial, y agrega: “Espero que este asunto concluya rápidamente”.

“Entretanto”, indicó Trump, “nunca dejaré de luchar por la gente y los problemas que importan más para el futuro de nuestro país”.

El nombramiento de Mueller busca apagar las críticas al presidente Trump y su gobierno por la destitución del director del FBI James Comey la semana pasada. El funcionario se encontraba en medio una intensa investigación sobre los contactos de personal de la campaña de Trump y funcionarios rusos.

La situación empeoró el martes cuando se conoció de la posible existencia de un memorando que Comey habría escrito en febrero después de una reunión con Trump, según el cual el presidente le pidió que cerrará la investigación del FBI al exasesor de seguridad nacional Michael Flynn.

La noticia llevó a los demócratas en el Capitolio a demandar que el Departamento de Justicia nombre un fiscal especial para supervisar el caso. Horas después algunos republicanos comenzaron a unirse a esos llamados.

En su anuncio sobre el nombramiento del fiscal especial, Rosenstein dice que ha determinado que “está en el interés público ejercer su autoridad en este asunto”, pero agrega que su decisión “no significa que se hayan cometido delitos o que se necesita un enjuiciamiento…”.

“Lo que he determinado es que basado en las particulares circunstancias, el interés público me obliga a poner esta investigación bajo la autoridad de una persona que ejersa un grado de independencia de la cadena normal de comando”, afirma Rosenstein, y señala que cree que es necesario un fiscal especial “para que el pueblo estadounidense pueda tener confianza en el resultado (de la investigación)”.

Mueller es una persona altamente respetada tanto por republicanos como demócratas, y su nombramiento calma un poco el clima de tensión en Washington. Él fue director del FBI de 2001 a 2013, nombrado por el presidente George W. Bush y sirvió hasta que Comey lo reemplazó en el gobierno de Barack Obama.

Para servir como fiscal especial tendrá que renunciar a la firma de abogados en la que trabaja a fin de evitar conflictos de interés, indicó el Departamento de Justicia.

Legisladores aplauden nombramiento

Los elogios a la decisión del nombramiento de Mueller, se dejaron escuchar inmediatamente de conocerse la noticia,

“El director Mueller es exactamente el tipo de individuo para este trabajo”, dijo el líder de la minoría del Senado, Charles Schumer, demócrata por Nueva York. “Ahora tengo significativamente mayor confianza de que la investigación seguirá los hechos dondequiera que estos lleven”, señaló.

La senadora Dianne Feinstein, la demócrata de mayor rango en la Comisión Judicial, dijo que nombrar a Mueller fue el primer paso para manejar bien las cosas.

“Bob fue un muy buen fiscal general de EE.UU. y un gran director del FBI, y no hay mejor persona a quien se pudiera pedir que desempeñe esta tarea”, afirmó. “Él es respetado, talentoso y tiene el conocimiento y la capacidad para hacer lo correcto”, agregó Feinstein.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo en un comunicado que su prioridad ha sido asegurar que se permitan investigaciones profundas e independientes que sigan los hechos dondequiera que estos lleven.

“El nombramiento de Robert Mueller como fiscal especial es consistente con esta meta y aplaudo su papel en el Departamento de Jusiticia. La importante investigación bipartidista en la Cámara (de Representantes) también continuará”, añadió.

Comentarios