Ligia Fallas: Si las elecciones fueran hoy, la izquierda fracasaría

Ligia Fallas se declara cansada de hacer llamados reiterativos a la unidad

San José, 16 feb (elmundo.cr)- A un año de que se lleven a cabo las elecciones presidenciales que tendrán lugar el próximo mes de febrero del 2018, la diputada del Frente Amplio, Ligia Fallas, asegura que la izquierda no tiene un futuro claro.

La principal razón para la afirmación de la legisladora, recae en que actualmente la izquierda está fraccionada y prueba de ello, es el incremento de los diferentes partidos de dicha ideología.

“No sé que va a pasar en el 2018, yo lo que veo es un fracaso total. El problema es que cada quien va por su lado y eso va a ser un fracaso, debería darse el espacio para pensar lo que estamos haciendo, que nadie escarmienta por cabeza ajena y por más que se hagan los llamados, yo estoy cansada de hacer llamados reiterativos a la unidad y no ha sido posible”, afirmó Fallas.

Aunado a ello, la frenteamplista comentó que el auge de tantos partidos monotemáticos complica la situación, pues cada uno luchará por sus intereses, pero sin una ideología establecida.

Tal es el caso de los movimientos animalistas y de diversidad sexual, que anunciaron sus propios partidos políticos para las elecciones del 2018.

“Me preocupa que vayan partidos temáticos, me preocupa que posición ideológica van a llevar cuando tengan que tocar otros temas, digamos, al ser un partido temático con una agenda que reúne a todas las ideologías, o sea, ¿quienes aman los animales?: los de derecha, los de izquierda, todas las personas los aman. Pero  cuando tengan que tocar una agenda fiscal no sé como van a hacer, porque su base tiene una mezcla de todos los colores, entonces si preocupa y lo que se está haciendo no es lo que el pueblo necesita, yo sí estoy preocupada”, explicó.

No obstante, la frenteamplista achaca la problemática al propio Poder Ejecutivo y el Legislativo, ya que “el mismo modelo de gestión que tenemos en este país es el que reproduce esta insatisfacción y que lo obliga a atomizar los partidos”, pues hay proyectos que no caminan dentro del Congreso, provocando la desesperación de los movimientos sociales por cambiar la situación.

Comentarios