Laffite Fernández: “Juan Diego Castro vino aquí a pedirle al Gobierno que me expulsara”

San Salvador, 18 mar (elmundo.cr) – El periodista costarricense radicado en El Salvador Laffite Fernández comentó sobre el anuncio que hizo el abogado Juan Diego Castro de querer aspirar a la presidencia de la República en las elecciones del 2018.

Él fue Ministro de Seguridad durante el Gobierno de José María Figueres en el periodo 1994-1998 y de acuerdo con Fernández, una vez que tomó la decisión de abandonar Costa Rica y viajar hasta El Salvador, Castro viajó hasta ese país para hacer una peculiar solicitud al Gobierno de Armando Calderón Sol, Presidente de ese país.

A continuación la transcripción de la última parte de la entrevista hecha por EL MUNDO al periodista costarricense.

LEA ADEMÁS: Laffite Fernández: “Figueres carga sobre su vida hechos relevantes sobre los cuales no se contó toda la verdad”

Usted señala a Juan Diego Castro, quien fuera Ministro de Seguridad de José María Figueres durante su Gobierno, como la persona que viajó hasta El Salvador para pedirle al Gobierno que lo expulsara. Él ahora también anunció aspiraciones presidenciales ¿qué opina de ello?

“Mire, yo no tengo nada personal sobre Juan Diego Castro, no tengo nada, pero nada, no me molesta que sea candidato presidencial, pero sí puedo reafirmarles y están vivos: está vivo el expresidente Armando Calderón y está vivo el Ministro que recibió aquí a Juan Diego Castro. Él vino aquí a pedirle al Gobierno que me expulsara y ¿sabe cuál fue la razón por la que dijo que me expulsaran? Por lo menos eso fue lo que me transmitió el Ministro, él lo puede contar… que yo era un bota gobiernos. Eso fue. Ese era mi pecado.

“Ahora profundizo en esto. Yo me vine a este país y lo digo y no me canso de decirlo, porque muchos amigos, incluso liberacionistas relevantes me dijeron: “Laffite salite.  José María Figueres te va a joder, te va a poner cocaína en el carro…. Andate. Te odia”.
Ese fue el primer factor.

“Segundo factor: yo dije “¡Qué vergüenza que me gobierne José María!”, ya era una cosa moral, personal, porque yo le había probado que era un estafador. Lo digo sin miedo, además en una causa penal a él el juez le pregunta: “Mire esta causa está prescrita… usted ¿renuncia a la prescripción?” y él dice: “NO”. Es decir, le tuvo miedo a encarar la estafa minera, eso está en los periódicos de aquella época, lo que yo no sé es por qué el periodismo tico se le olvida recordar las cosas que José María hizo de un momento a otro; pierden la memoria, lo digo con cariño porque tengo amigos directores de medios ahora, ¿qué es lo que pasa con eso?

“Yo me salgo de Costa Rica… y creo que hice bien porque a los cuatro meses de estar aquí, José María Figueres ya gobernando y oígase que grave y lo digo porque los testigos están vivos, porque son amigos míos, porque más bien me protegieron… una noche me llama el Ministro de Gobernación (de El Salvador) Mario Acosta, que está vivo… tendrá mi edad, a las once de la noche y que en este país te llame un ministro las once de la noche uno lo que piensa es que se va a producir un golpe de Estado o algo… él llega al periódico,
-Me dice: “¿Laffite podés atenderme?”
-Y yo le digo: “Sí Mario con mucho gusto, si quiere nos vemos mañana”
-Él me dice: “No, no. Es ya”.
Lo atiendo y lo primero que me pregunta, pues de él dependía Migración es:
-“¿Cómo está tu estatus migratorio”.

Mario traía un expediente de fotocopias… y yo le digo:
-“Mira estoy en eso”.

Aquí en ese tiempo te pedían un examen del SIDA y yo no me lo había hecho y faltaba la copia de un contrato… lo normal.
-“Mirá bueno, me falta pero…”
-Y él me dice: “Apurále. Corré con eso y decíle a tus patronos, (que eran los dueños del diario) que le pongan prioridad”.
-Y yo le pregunto: “Mario perdón, pero ¿qué pasa?”
-Me dice: “Hoy vino un ministro de José María Figueres a pedir que te expulsemos”
¿Cómo? ¿Quién es?, pregunté yo.
“Juan Diego Castro, él me respondió y nos dio esto (el expediente)”.
Empiezo a ver yo y eran reportes periodísticos, recortes…
-Yo le dije: “Mario ¿cuáles son los cargos?
-Él me dice: “Que sos peligrosísimo, que sos un bota gobiernos”.

“Yo espero que Juan Diego Castro, con quien no tengo ningún problema con él, reconozca que José María Figueres le pidió esto, que se lo diga los costarricenses. ¿Por qué? Porque sino entonces le voy a presentar grabaciones de un expresidente y de un exministro donde lo van a dejar como un mentiroso.

“¿Qué me probó todo esto? Que fue importante que me viniera de Costa Rica, porque si me persiguieron aquí, lo que es inaudito, lo que es de enfermos con todo respeto, imagínese qué no me hubieran hecho en Costa Rica….”

¿De qué depende de que usted regrese a Costa Rica? 

“De nada, yo soy sincero, mire… Amo mucho El Salvador, uno tiene que amar y ser respetuoso de un país que te acoge como extranjero. Llegué con dos cajas de libros, dejé mi familia en Costa Rica, tuve que renunciar a muchas cosas… lo sabe mi familia, lo saben mis amigos y a pesar de ese cariño y ese respeto que yo tengo por El Salvador, yo si creo que ya puede ser tiempo de que regrese.

“Tengo muchísimo respeto y agradecimiento por El Salvador, pero no quiero morir aquí, no quiero ser sepultado aquí, quiero ser sepultado en Turrialba y esto te lo digo con toda la libertad, ustedes me ven libre aquí.

LEA TAMBIÉN: Laffite Fernández: “Están persiguiéndome porque anuncié que voy a escribir de José María Figueres”

“¿Qué pido yo? Juego limpio. Que me prueben que lo que yo escribo no es cierto, pero que no me digan delincuente, violador, homosexual o que tengo SIDA, eso es muco de los políticos más cochinos que he conocido en mi vida”.

Comentarios