En el Día Mundial del Docente

22Danilo Cubero Corrales*

Este 5 de julio se reconoce mundialmente el Día Mundial del Docente a iniciativa de la UNICEF, avalando su aporte a la humanidad en la construcción de mejores seres humanos, y promoviendo el ascenso social por medio de la formación de valores, seres humanos con conocimientos y valores.

Reconozco la labor de estos profesionales en toda su valía, pues su esfuerzo y dedicación van más allá de un horario, un salón de clase, un grupo de niños y niñas.

Indudablemente es una tarea profesional que reivindica la dignidad del que la ejerce, pues ofrece desde su espíritu lo mejor de sí para construir identidades, mejores personas y los futuros profesionales del país.

La tarea de este gremio trasciende lo académico. Ya lo refería Pitágoras al sentenciar que “educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.”

La educación es un instrumento irrenunciable para los pueblos que anhelen el desarrollo. La educación es un factor indispensable para que la humanidad pueda conseguir los ideales de paz, libertad y justicia social.

Costa Rica ha fundamentado su crecimiento y éxito de equilibrio social por décadas en la formulación de una política educativa sostenida y valorada.

No puedo, sin embargo, dejar de lado el grave problema que viene enfrentando el gremio de docentes en las últimas décadas, por la politización de que son objeto.

Por largo tiempo, la mano peluda de la politiquería ha influido notablemente en los nombramientos de educadores en recintos públicos, lo que demerita sustancialmente la oportunidad de miles de educadores que, pese a su preparación académica, quedan relegados ante la carencia de una “pata” política.

Fruto de esa interferencia política, se incuba y desarrolla una severa distorsión de la puesta en marcha de una política pública país en materia de educación, pues las zonas rurales se ven desfavorecidas con el nombramiento de recurso humano idóneo para la capacitación e impartición de conocimientos.

El V Informe sobre la educación 2015, presentado hace pocas semanas, resume de manera exitosa este problema al decir: “La ratificación de las desigualdades educativas, sus magnitudes y las situaciones que las originan plantean grandes desafíos al país. A pesar que los principales factores que explican las brechas se refieren a temas que no son competencia exclusiva de las autoridades educativas, estas si deben influir de manera directa en las políticas que se implementen.”

Y añade: “La lógica de la asignación de profesores en los colegios costarricenses no parece obedecer a políticas enfocadas en mejorar el rendimiento educativo, más bien responde a cuestiones políticas y de cercanía de los docentes a sus lugares de residencia.

Es menester establecer una coordinación adecuada y consensuada de la realidad nacional en cuanto a capacitación profesional, y otorgar al docente un status primordial dentro de la estructura de desarrollo que requerimos como país.

Un nuevo paradigma educativo

En la coyuntura mundial, no podemos seguir exigiendo a los docentes que continúen en formulaciones de planteamientos ya superados por las sociedades avanzadas. El Plan nacional de Educación no puede seguir siendo un modelo anclado en los años 70, cuando el mundo va vertiginosamente sobre vehículos de conocimiento de alta velocidad hacia el futuro.

Es hora que se entienda como lo decía Paulo Freire que: “El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas”.

Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho, dice Freire.

Los docentes son víctimas y no victimarios del sistema educativo que ya colapsó ante la realidad de un nuevo paradigma mundial de conocimiento.

Dignificar, preparar, valorar al docente conlleva saber escuchar su voz en las propuestas educativas del país. No hay otro camino…

*Presidente Partido Movimiento Libertario

 

Los artículos de opinión no reflejan la posición editorial de El Mundo. Las personas interesadas en publicar un artículo de opinión en el sitio pueden enviarlo a la dirección redaccion@elmundo.cr con nombre completo y número de cédula. 

Comentarios