EEUU, foco de atención de un G20 unido en defensa del multilateralismo

Los ministros del G20 acudieron a la cita a orillas del Rin con toda su atención puesta en el primer cara a cara del jefe de la diplomacia estadounidense con la comunidad internacional

Por Almudena de Cabo (dpa)

La postura del nuevo Gobierno de Estados Unidos en cuestiones internacionales como las relaciones con Rusia, el conflicto sirio o la OTAN acaparó toda la atención de la conferencia de dos días de ministros de Exteriores del G20 que concluyó hoy en Bonn, en el oeste de Alemania.

“Las cuestiones internacionales necesitan soluciones internacionales”, resumió el ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, en la comparecencia final ante los medios después de un encuentro, que no cerró con una declaración conjunta.

Como anfitrión de la conferencia del G20, cuya presidencia rotativa anual ejerce desde diciembre Alemania y que el año que viene recaerá en Argentina, Gabriel se había marcado un objetivo claro: luchar por la defensa del multilateralismo en un momento en el que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se afana por imponer su “Estados Unidos primero”.

“Si cada uno cocina su propia sopa, al final todos se alzan como perdedores”, declaró Gabriel, algo que en su opinión comparten el resto de países.

Los ministros del G20 acudieron a la cita a orillas del Rin con toda su atención puesta en el primer cara a cara del jefe de la diplomacia estadounidense con la comunidad internacional. El deseo de aprovechar la cumbre para mantener un encuentro bilateral con Tillerson era grande y todos se afanaron por conseguirlo.

La importancia del G20, concebido como un foro de cooperación e intercambio, recae siempre en los múltiples encuentros bilaterales entre sus participantes y en esta ocasión tenía el aliciente agregado de la gran incertidumbre y desconcierto que despierta la nueva Administración estadounidense.

La reunión que acaparó todos los focos fue el primer encuentro entre el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, y su homólogo ruso, Serguei Lavrov, el jueves, en un momento en que las relaciones entre los dos países atraviesan sus horas más bajas.

A pesar de las tensiones, Tillerson aseguró que su país está abierto a una cooperación. “Estados Unidos considerará trabajar con Rusia donde podamos encontrar áreas de cooperación práctica que beneficien a los estadounidenses”, declaró.

Lavrov, por su parte, ve una buena base para una cooperación con Estados Unidos. “Está claro que no podríamos solucionar todos los problemas, pero estamos de acuerdo en que allí donde nuestros intereses coincidan, debemos avanzar”, dijo.

Tillerson, en su primera visita al extranjero desde que asumiera su cargo, también mantuvo otros encuentros bilaterales como con su homólogo de Reino Unido, Boris Johnson, así como con la ministra argentina, Susana Malcorra, y el de Brasil, Jose Serra, con los que se reunió el jueves, y con el ministro español, Alfonso Dastis, con quien se reunió hoy.

El jefe de la diplomacia española aprovechó el encuentro para ofrecerle “compartir experiencias” y fortalecer las relaciones en el ámbito internacional y multilateral.

También el G20 fue el marco del primer contacto cara a cara entre China y Estados Unidos, tras el cual Tillerson y su homólogo chino, Wan Yi, destacaron la necesidad de realizar esfuerzos que permitan avanzar en la cooperación bilateral y abogaron por hacer frente a sus diferencias de manera constructiva.

Durante la reunión, Tillerson también alertó de la amenaza que representa la ampliación del program nuclear y de misiles de Corea del Norte e instó a China a utilizar todas las herramientas disponibles para moderar el comportamiento desestabilizador del régimen de Kim Jong-un.

Junto con las reuniones bilaterales, los ministros mantuvieron el jueves una primera sesión de trabajo centrada en los objetivos de desarrollo sostenible (Agenda 2030) y hoy una segunda sobre la prevención de conflictos y consolidación de la paz y un almuerzo de trabajo centrado en la cooperación con África.

Asimismo, en el marco de la conferencia una docena de países se reunieron hoy para analizar el conflicto sirio, tras el cual Alemania y Francia insistieron en que solo es factible una solución a nivel político e instaron a Rusia a desempeñar un “papel constructivo” en el conflicto y usar su influencia sobre el regimen sirio, del que es uno de sus principales aliados.

En el foro también se habló sobre las tensiones entre Estados Unidos y México por la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de levantar un muro en la frontera, algo criticado duramente desde su país vecino.

El ministro de Exteriores de México, Luis Videgaray, insistió hoy en que no contribuirán a la financiación del muro, como exige Estados Unidos, y que ven como “absolutamente inaceptable”.

Desde Bonn, muchos de los ministros continuaron el viaje hasta Baviera, donde desde hoy y hasta el domingo se celebra la Conferencia de Seguridad de Múnich.

Al Grupo de los 20 pertenece la Unión Europea (UE) y 19 países industrializados y emergentes: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía.

El G20 es un foro de cooperación de países que juntos representan dos tercios de la población mundial y tres cuartas partes del comercio mundial. El encuentro de esta semana sirve para preparar la cumbre del 7 y 8 de julio en Hamburgo.

Comentarios