Actividad del Poás empeora calidad del aire en el Valle Central y amenaza con lluvia ácida

La acidez de la lluvia provoca daños a la vegetación, cambios químicos en los suelos y cuerpos de agua, así como daños a estructuras y materiales.

Las erupciones del Volcán Poás están generando nubes de dióxido de Azufre, un compuesto que si se combina con la humedad del aire, genera lluvia ácida.

San José, 20 abr (elmundo.cr) – La emanación de gases y erupciones que tienen lugar en el Volcán Poás, ha empeorado la calidad del aire en el Valle Central y podría generar lluvias ácidas, según reveló un estudio de la Universidad Nacional de Costa Rica.

Dicho estudio, efectuado junto al Ministerio de Salud y el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (OVSICORI-UNA) da cuenta que las erupciones en el volcán alajuelense ha incrementado la concentración de Dióxido de azufre (SO₂) en la atmósfera.

Por ejemplo, el pasado 13 de abril, una estación de monitoreo de la calidad del aire en tiempo real registró el pico más importante de SO₂ en Hatillo con 99,1 partes por billón, superior al límite primario para ese compuesto según el Reglamento de Calidad del Aire para Contaminantes Criterio, el cual es de 77,5 partes por billón.

El informe revela que días antes de ese importante pico, se registraron otras cantidades relevantes, pero inferiores. “Esto coincide con el incremento progresivo en la actividad del Volcán Poás y con la detección de una nube de SO2 sobre la región central de Costa Rica, por parte de los instrumentos OMI del satélite AURA de la NASA, durante los días de concentraciones altas detectadas por las estaciones ubicadas en tierra”.

La Universidad reveló además de que la estación de monitoreo de gases que el OVSICORI había instalado en el Volcán Poás, registró entre el 10 y el 14 de abril valores récord de SO2 y CO2, nunca antes vistos en ese coloso, lo cual les hace ver que existe magma fresco muy cerca de la superficie.

LLUVIA ÁCIDA. La presencia de nubes de Dióxido de azufre sobre el Valle Central incrementan el peligro de que se den episodios de lluvias ácidas, especialmente ahora que empieza la época de lluvias.

La lluvia ácida se forma cuando la humedad del aire se combina con compuestos como el óxido de nitrógeno, el dióxido de azufre o el trióxido de azufre, creando agua de lluvia con presencia de ácido nítrico, ácido sulfuroso y ácido sulfúrico.

La acidez de la lluvia provoca daños a la vegetación, afectando el crecimiento de plantas y el rendimiento de las cosechas, además de generar cambios químicos en los suelos y cuerpos de agua superficiales y subterráneas, así como daños a estructuras y materiales.

Comentarios